Pastos y fauna

Pastos

La altitud en el municipio de La Tejera varía desde los 880 metros hasta los 1600 metros, ya que principalmente es el valle del río Gamoneda el que lo ocupa, desde su nacimiento hasta que entra en Portugal. Esto hace que exista una variedad de hábitat condicionados por la altitud, la composición del suelo y la exposición, siendo ésta última de solana principalmente. Pasaremos de las zonas de menor altitud con formaciones boscosas de robles melojos, castaños y bosques de ribera, a zonas de altitud media donde predomina el matorral de escobas y brezos, a las zonas con mayor altitud donde encontramos pastizales de montaña y matorral de brecinas y piornos de porte más bajo en las partes que en invierno tienen nieve de forma más permanente.

En la cabecera del valle desde los 1400 metros de altitud es donde encontramos los pastos de montaña de La Tejera. Pastos que han sido aprovechados tradicionalmente, tanto por ganado ovino, como bovino, sobre todo en época estival, cuando los pastos de las zonas más bajas se agostaban. Los pastos de montaña permanecen verdes en época estival gracias a la altitud en la que la temperatura es menor y a la existencia de innumerables fuentes y arroyos que permanecen con agua todo el verano, proporcionando riego natural a las praderas.

Estos pastos necesitan de una carga ganadera suficiente para mantenerse en el tiempo, ya que si no se realiza un aprovechamiento de ellos el matorral los invade y poco a poco merma su superficie. El matorral también es un alimento que el ganado aprovecha mediante el ramoneo.

Actualmente los pastos están delimitados a las mejores zonas de suelo junto a los arroyos de cabecera de la cuenca del Gamoneda, compuestos por las principales gramíneas y leguminosas  de este tipo de pastos naturales. En la zona además se ha recuperado un chozo pastoril tradicional, que es usado durante la época de pastoreo para pernoctar o resguardarse de las condiciones climáticas, estando de manera permanente el pastor con el ganado sin tener que desplazarse todos los días al pueblo y vuelta a los pastos para controlar el ganado.

La Tejera tiene estos pastos a disposición de cualquier ganadero o persona interesada en alquilar o arrendar los pastizales comunales del municipio. El pueblo está trabajando en la recuperación de fuentes, caminos y de estructuras pastoriles, y quiere mantener la superficie de pastos y si es posible aumentarla, mediante desbroces del matorral que ha invadido el pastizal. La manera de mantenerlo es tener la carga ganadera adecuada. Si estás interesado en el alquiler de los pastos de La Tejera puedes contactar con nosotros en este enlace. Pincha aquí. Te informaremos gustosos de las condiciones y posibilidades para que puedas pastorear por La Tejera.

Fauna

La Tejera es un municipio situado entre espacios naturales protegidos, El Monumento Natural del Tejedelo y el Parque Natural del Lago de Sanabria al Norte, La Sierra de la Culebra al Este y el Parque Natural de Montesinhos al Sur. La fauna, por tanto que podemos encontrar es prácticamente la misma que en estos espacios protegidos. La diversidad de hábitats del municipio debido a su variabilidad de altitud y los ligados al agua por la cuenca del río Gamoneda hace que se den la mayoría de los ecosistemas necesarios para albergar las distintas especies de fauna que habitan los espacios protegidos citados.

En cuanto a mamíferos, en las rutas de senderismo que tenemos en el municipio, se pueden ver los indicios de diferentes especies y con un poco de suerte se pueden cruzar en tu recorrido y observarlas. Desde grandes mamíferos como los ciervos, corzos, jabalí, zorro o lobo. Estas especies se encuentran con buenas poblaciones y en su estado natural en equilibrio por la existencia de todos los componentes de la cadena trófica. La existencia del componente que ocupa el pico superior de la pirámide, el lobo, mantiene las poblaciones de ungulados y de mesocarnívoros como el zorro, en números estables, es decir, densidades de ungulados relativamente bajas en comparación con otras zonas de la geografía ibérica donde no existe. Además mantiene las poblaciones de ungulados en un buen estado sanitario, de forma que solo los mejores sobreviven, teniendo en la zona muy buenos venados. De este modo también se reducen los daños de los ungulados en los cultivos al mantenerlos en baja densidad.

Además podemos encontrar mustélidos como el tejón, la garduña, la marta, la nutria, la comadreja o el armiño, hasta pequeños mamíferos en peligro de extinción como el Desmán Ibérico, este animal acuático que solo vive en aguas limpias y con suficiente alimento.

Dentro de los felinos el gato montés es el representante que habita este municipio, junto con un vivérrido la jineta, alimentándose de roedores (liebres, conejos y ratones), reptiles y pequeñas aves.

La avifauna de La Tejera es diversa por la variedad de hábitat, desde los petirrojos, carboneros, herrerillos, colirrojos, pinzones, mirlos, trepadores, agateadores, pitos reales, picos picapinos, arrendajos, zorzales, etc., más comunes hasta especies de grandes altitudes como el pechiazul.

También encontramos aves rapaces en invierno como el busardo ratonero, milano real, azor, halcón, gavilán, cernícalo, aguilucho pálido, águila real. En época estival aumentan con las migratorias pudiendo ver fácilmente águila culebrera, milano negro, águila calzada.

En cuanto a aves necrófagas los buitres frecuentan estas tierras en busca de restos de cadáveres de ganado y podemos ver buitre leonado, buitre negro y en verano alimoche.

Debido a la gran cantidad de fuentes, arroyos y balsas de agua podemos encontrar fácilmente anfibios, diferentes especies de ranas, sapos y tritones.

La Tejera es un lugar donde podemos ver gran variedad de fauna en sus rutas de senderismo.